El resfriado común, también conocido simplemente como resfriado, es una infección viral del tracto respiratorio superior. Es una de las enfermedades más comunes en todo el mundo y afecta a personas de todas las edades. Generalmente, el resfriado común es causado por varios tipos de virus, siendo los rinovirus los más frecuentes. Se transmite fácilmente de persona a persona a través del contacto con secreciones nasales o respiratorias infectadas, así como por contacto con superficies contaminadas.

Síntomas

Los síntomas típicos del resfriado común incluyen congestión nasal, secreción nasal clara o mucosa, estornudos, dolor de garganta, tos, leve fiebre, malestar general, fatiga y dolores musculares. Estos síntomas suelen aparecer gradualmente y pueden durar de una a dos semanas, aunque en algunos casos pueden persistir por más tiempo.

Clasificación

Los resfriados comunes se clasifican principalmente según el tipo de virus que los causa. Los rinovirus son responsables de la mayoría de los casos, pero también pueden estar implicados otros virus como los coronavirus, los adenovirus y los virus respiratorios sincitial (VRS), entre otros.

Fisiopatología

La fisiopatología del resfriado común implica la invasión y replicación viral en las células del tracto respiratorio superior, lo que desencadena una respuesta inflamatoria local. Esta respuesta inflamatoria conduce a la congestión nasal, secreción de moco, inflamación de la garganta y otros síntomas característicos del resfriado.

Diagnóstico

El diagnóstico del resfriado común generalmente se basa en la presentación clínica de los síntomas característicos. No se realizan pruebas específicas para diagnosticar el resfriado común, a menos que se sospeche una complicación o que la persona esté en un entorno de alto riesgo. En tales casos, se pueden realizar pruebas de laboratorio, como pruebas de reacción en cadena de la polimerasa (PCR), para identificar el virus responsable.

Complicaciones

Aunque el resfriado común suele ser una enfermedad leve y autolimitada, en algunos casos puede dar lugar a complicaciones más graves, especialmente en personas con sistemas inmunológicos debilitados, como los niños pequeños, los ancianos o aquellos con enfermedades crónicas. Algunas complicaciones pueden incluir infecciones secundarias como sinusitis, otitis media, bronquitis o neumonía.

Tratamiento

El tratamiento del resfriado común se centra principalmente en aliviar los síntomas y ayudar al cuerpo a combatir la infección viral. Esto puede incluir descanso, hidratación adecuada, uso de medicamentos de venta libre para reducir la fiebre y aliviar los síntomas, como analgésicos y descongestionantes nasales. Los antibióticos no son efectivos para tratar el resfriado común, ya que no tienen ningún efecto sobre los virus.

Prevención

La prevención del resfriado común se basa en medidas simples de higiene y prevención de la propagación de virus. Estas medidas incluyen lavarse las manos con frecuencia, evitar el contacto cercano con personas enfermas, cubrirse la boca y la nariz al toser o estornudar, y evitar tocarse la cara con las manos sucias. Además, la vacunación contra la gripe estacional puede ayudar a prevenir algunas infecciones respiratorias, aunque no protege contra el resfriado común específicamente.

Categorías: Todo los temas

Jhonathan Lucumi Cardenas

Jhonathan Lucumi Cardenas

Creador de contenido en salud | Tecnólogo en Atención Prehospitalaria - Facultad de salud - Universidad del Valle | Más de 4 años de experiencia en manejo de emergencias y urgencias médicas en el campo prehospitalario en Colombia. « La inteligencia consiste no sólo en el conocimiento, sino también en la destreza de aplicar los conocimientos en la práctica » Aristóteles.